¿Por qué el sujetador no viene en mi talla? | Miss Mary of Sweden
Pasar al contenido principal

¿Por qué el sujetador no viene en mi talla?

A veces nos llegan preguntas sobre por qué no ofrecemos ciertas tallas en algunos de nuestros sujetadores. Aquí vamos a estudiar por qué no se fabrican todas las tallas y qué es lo que influye en la oferta.

Una vez encontrado un sujetador bonito y que te parezca ideal, es normal que te decepcionas si luego no lo tienen en tu talla. Nosotros igual que otros fabricantes de sujetadores y minoristas, lo entendemos perfectamente. Con frecuencia recibimos preguntas de mujeres para ver si podemos fabricar su talla de sujetador. Hay muchas razones de por qué un rango de tallas se ve de cierta manera, tanto a nivel de gama como de producto, aquí te las contamos.


BRODERIE ANGLAISE disponible desde copa B a copa I en las tallas 80-110.

UN SOLO SUJETADOR REQUIERE MUCHO ESPACIO EN EL ALMACÉN
Un sujetador está disponible en muchas tallas debido al sistema de tallaje doble que combina la talla de la copa con la de la banda. Por ejemplo, si fabricas una camiseta en una amplia gama de tallas desde XXS hasta XXXXL, la prenda estará disponible en un total de 9 tallas. Por esta sencilla razón, es fácil de fabricar, manipular y almacenar en todas las tallas.

Pero si tuviéramos que hacer un sujetador en una gama de tallas igual de amplia, es decir, desde una talla muy pequeña a una talla muy grande, como 65-125 en las copas AA hasta K, ¡esto significaría que tendríamos 156 tallas para un solo color! Esto conllevaría un cambio radical en la gestión, planificación y administración de inventario.

”Lovely Lace está disponible en hasta 630 tallas y colores diferentes”


Imagen de nuestro almacén. La imagen muestra 140 casilleros. Cada casillero puede contener máximo una talla. Solamente LOVELY LACE sin aro puede requerir 630 casilleros, es decir, más de 4 veces el espacio del que se ve en la imagen.

Nuestro sujetador más vendido LOVELY LACE sin aro viene en 63 tallas y en hasta 10 colores cada uno. Esto significa que se necesitan 630 sitios de almacenamiento diferentes solo para LOVELY LACE. Cuando se manejan tantas variantes de un solo producto, hay que planificar cuidadosamente las compras y la producción de materiales y estimar qué tallas se venderán mejor y cuales peor.

Si compras tu sujetador en una tienda física, este tiene, por razones naturales, un espacio limitado tanto en la tienda como en el almacén. Esto significa que la tienda a menudo tiene que limitar el número de diferentes modelos de sujetador disponibles.



LOVELY LACE disponible en hasta 10 colores con hasta 63 tallas cada una. Un agradable sujetador de confort que da soporte hasta la copa H pero cuya construcción con encaje elástico y copa sin aro y sin relleno no daría suficiente soporte en, por ejemplo, la copa J.

Cuando hay tantas variantes, los fabricantes o minoristas no quieren arriesgarse tener un almacén lleno de artículos sin vender. Hay un pensamiento y una razón detrás de por qué el rango de tallas es como es. Si no se vende casi nada de una determinada talla de copa, se eliminará rápidamente de la gama en la próxima temporada. Alternativamente no se fabricarán estas tallas desde el principio, ya que por experiencia se sabe que simplemente no se van a vender lo suficientemente bien para justificar el enorme trabajo detrás de cada talla.

Aunque una tienda web puede tener un espacio casi ilimitado, debe tener un almacén físico en algún lugar. Los minoristas tienen su propio almacén o pasan el pedido al fabricante de sujetadores, por ejemplo, a nosotros, quien luego despacha las mercancías directamente al cliente final. Esto se llama drop-shipping (triangulación de envíos) y es bastante común hoy en día. Pero independiente de donde se envía la prenda, siempre tiene que haber un almacén físico en algún lugar. Y cuando se trata de sujetadores, existen requisitos adicionales relativos a su manipulación debido al gran número de tallas. Aunque sea un producto pequeño que no ocupa mucho espacio, requiere mucho espacio en un almacén. 

¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL FABRICAR UN SUJETADOR?
No solo es complicado gestionar las existencias de los sujetadores, sino también su fabricación. A menudo se dice que cuanto más pequeña es una prenda, más difícil es de fabricar, y esto es especialmente cierto con los sujetadores. Si volvemos a hacer la comparación con una camiseta, esta consta de un total de cinco piezas que se cosen entre sí y solo se necesitan dos tipos diferentes de material; tela y un tejido acanalado de punto para el cuello y luego unas pocas costuras, en su mayoría largas y rectas.



Un sujetador consta de muchas piezas pequeñas diferentes con formas extrañas, mucho más complicadas de coser que una camiseta.

Un sujetador, por otro lado, consta de entre 20 y 35 piezas, según el modelo y el corte del modelo. Independientemente del modelo, un sujetador siempre está hecho de varios materiales diferentes. Incluso el modelo más sencillo tiene al menos un material en la copa, uno en los tirantes, otro en la espalda, bandas elásticas, cierre de corchete y ganchos para regular los tirantes. A esto también hay que añadir el forro y el relleno. No es infrecuente que una copa con costuras contenga dos materiales como, por ejemplo, tela y encaje.

"Hacer un sujetador es un trabajo de precisión"

Durante la fabricación, se requieren varias máquinas diferentes para diferentes tipos de puntadas, como por ejemplo pespunte recto de una aguja, pespunte recto con dos agujas, overlock, zigzag, zigzag de tres pasos, brida, etc. Los materiales del sujetador son frágiles y delicados, especialmente el encaje y el bordado, los cuales hay que manipular con mucho cuidado. Precisamente porque las costuras son cortas con muchos arranques, paradas y muchos pasos (montar todas las partes de un sujetador son unos 60 pasos), se tarda más en hacer un sujetador. Así que el coste de su producción es bastante más caro que muchas otras prendas. Durante la producción, se necesitan unas diez costureras que trabajan juntas para coser un sujetador.

Con tantos tipos de sujetadores diferentes, también se requiere una rigurosa planificación de la producción, compras de materiales, bocetos de diseño, cortes, empaquetados y etiquetas. No se planifica una producción solamente para cinco copias que faltan en el almacén, la planificación se hace para coser muchísimas más a la vez.


Partes de sujetador para Cotton Dots antes de coserlas durante la producción. Se agrupan por tallas. Se requiere una planificación cuidadosa para coser una cantidad correcta cuando hay que reponer tallas que comienzan a agotarse. No se limita a coser cinco copias que se hayan agotado en el almacén.

LA ENORME PREPARACIÓN ANTES DE LA PRODUCCIÓN
Uno de los trabajos más importantes con las tallas es el trabajo que se realiza antes de empezar a fabricar el sujetador. Es extremadamente complicado hacer la construcción del patrón y el dimensionamiento de un sujetador, es decir, adaptar el patrón del sujetador a una talla más grande o pequeña para que el ajuste se vea igual de bien en una copa pequeña como en una grande. En una prenda holgada, como una camiseta, se puede clasificar las partes del patrón automáticamente en un programa de ordenador, pero esto no se puede hacer con un sujetador, al menos si eres tan exigente con el ajuste y la calidad como aquí en Miss Mary.


Se necesita mucho trabajo manual para hacer las piezas del patrón para un sujetador. Cada talla adicional suma muchas horas a la preparación.

Solo para las 63 tallas de LOVELY LACE, nuestro diseñador de patrones ha tenido que ampliar o reducir manualmente cada pieza del patrón 63 veces. Entonces, teniendo en cuenta que cada sujetador consta de 22 partes diferentes, hay mucho trabajo solo para una talla.

En Miss Mary también probamos cada talla en modelos de muestra para comprobar su ajuste. Este proceso requiere mucho tiempo y dura mucho porque hay que ajustar y cambiar varias veces durante la sesión de pruebas.

LA IMPORTANCIA DEL MATERIAL QUE SE UTILIZA


Muchos materiales de lencería, como el encaje, son delicados y hay un límite a lo que pueden soportar. Las marcas de calidad solo fabrican las tallas que pueden soportar  los materiales que se usan y hay que tener en cuenta el desgaste al que estará expuesto un sujetador.

Otro aspecto que influye en la cantidad de tallas es el material y el diseño del sujetador. Un pecho grande necesita un apoyo más fuerte que uno pequeño, lo que significa que una copa A no necesita estar construida de la misma manera que una copa más grande. En la práctica, el tejido que se emplea no necesita tener la misma estabilidad y los tirantes tampoco deben tener la misma anchura. Si tienes un pecho pequeño, tienes la libertad de elegir entre elegantes modelos sin tirantes con encajes suaves y transparentes, algo que las mujeres con pechos grandes normalmente no pueden hacer porque simplemente no dan el apoyo necesario.

"Los modelos estables diseñados para dar un buen apoyo rara vez tienen demanda entre las mujeres con copa A"

Los modelos estables diseñados para dar un buen apoyo tienen poca demanda entre las mujeres con copa A. Los modelos finos con tirantes estrechos, por otro lado, se venden mejor en tallas más pequeñas que en tallas grandes porque las mujeres de pechos grandes, al menos entre nuestras clientas, casi siempre quieren tirantes anchos y acolchados que ayuden a aliviar los hombros para evitar rozaduras.


Los tirantes anchos y acolchados tienen más demanda entre las mujeres con pechos más pesados ​​en comparación con las mujeres con una talla de copa más pequeña. La imagen muestra el sujetador suave DIAMOND

Prácticamente ningún fabricante comercial de sujetadores fabrica hoy en día sus propios encajes porque entonces la prenda final sería extremadamente cara. El encaje que se usa para la ropa interior se compra por metro, pero no tiene la misma anchura que, por ejemplo, una tela de encaje para hacer cortinas, que puede llegar a tener una anchura de 3 metros. En cambio, el encaje de lencería se hace en bandas de encaje largas, de unos 20-30 cm de ancho, porque generalmente se tiende a usar los bordes del encaje que tienen una forma bonita ondulada. Normalmente son estos hermosos bordes de encaje que se ven en las copas.


Los bordes ondulados de las bandas de encaje son los que se suelen usar para las copas del sujetador. La imagen muestra el sujetador FLORA con aro.

Hay que estudiar con mucho cuidado donde hay que colocar las partes del patrón en el encaje para que el patrón de encaje quede bien en cada talla. Por lo tanto, una copa A o una copa F pueden tener una apariencia muy distinta, ya que el patrón de encaje en una copa grande será más visible que en una copa pequeña donde igual ni siquiera cabría. A veces, como diseñador, solo quieres mostrar una pequeña parte de un material, por ejemplo, una malla que tiene un borde floral bordado. En una copa pequeña, el patrón puede ocupar toda la copa, mientras que, en una copa grande, las flores solo serán visibles en una pequeña parte. Estos delicados encajes son frágiles y esto es algo que se tiene en cuenta al planificar la cantidad de tallas. Un tamaño grande impone mayores exigencias al material para poder proporcionar un soporte adecuado al pecho.

Un ejemplo típico de un modelo de sujetador que tiene una limitación física es un sujetador tipo camiseta con copa moldeada. Son difíciles de fabricar en tallas más grandes que la copa H porque la copa tiende a tener demasiado poca profundidad. Esto se debe a que existen limitaciones físicas sobre cuánto se puede estirar o dar forma a una pieza de tela. Si tienes un pecho muy grande, es recomendable usar copas con costuras porque te darán un apoyo óptimo. Una copa con costuras da apoyo a todos los tamaños de pechos, pero sobre todo a los pechos grandes. En un sujetador con copas profundas, la parte central del sujetador queda cómodamente pegado al cuerpo entre los senos, lo que le da un mejor apoyo a tu busto.


Una copa moldeada, como la del STAY FRESH aquí, (disponible hasta la copa G), es difícil de hacer en tallas de copas muy grandes porque la tela tiene un estiramiento limitado y si se sobrepasa este límite la tela puede perder su fuerza y forma. Este sujetador también tiene material elástico sin relleno en la copa, lo cual no sería adecuado para una copa J.

LA OFERTA Y LA DEMANDA ES LO QUE RIGE
A final se trata de qué tallas tienen más demanda. Si miramos las estadísticas y encuestas, actualmente la talla más común entre las mujeres europeas es 85 D. Esto también coincide con nuestras propias ventas. La mayor parte de nuestros sujetadores se venden en las copas C, D y E. Intentamos ofrecer tanto tallas más pequeñas como más grandes y tener una gama lo más amplia posible. En nuestra gama, ahora ofrecemos las tallas 70-125 y copas A-J, pero ningún modelo está disponible en todas las tallas. La talla más grande que tenemos es copa J, pero como nuestros clientes rara vez lo piden, hemos optado por tener solo un modelo de sujetador con esa talla de copa. Luego tenemos un par de modelos en copa I. A pesar de que vendemos muy pocos modelos en esas tallas siempre intentamos tener algunos sujetadores con estas tallas de copa en nuestra gama.

"La talla más común entre las mujeres europeas en día es 85 D"

En el pasado hemos tenido una copa A en la gama de todos nuestros modelos, pero vendimos tan pocas que las eliminamos de la gama. Cuando creamos nuestra colección Visionary hace unos años con modelos un poco más delgadas, reintrodujimos la copa A en nuestra gama después de una pausa de algunos años. Varios de nuestros top ventas como LOVELY LACE, COTTON DOTS y BRODERIE ANGLAISE antes estaban disponibles a partir de la talla de banda 75, pero esta talla desapareció de la gama porque no se vendía bien. Actualmente están disponible desde la talla 80 para arriba.



Con los productos finos Visionary, volvimos a ofrecer la copa A en nuestra gama después de una larga pausa.

Como fabricante, nos gusta tener un diálogo cercano con quienes usan o quieren usar nuestros productos. Agradecemos tus comentarios y que nos cuentes lo que echas en falta en nuestra gama, así que no dudes en seguir contándonos lo que te gustaría ver en nuestra gama, al final es la demanda que tiene la última palabra. En varias ocasiones hemos ampliado la gama según las consultas que hemos recibido, si el modelo lo permite. Un ejemplo de esto es que aumentamos las tallas de bandas en varios productos de la colección Visionary cuando recibimos una mayor demanda. Pero si solo se van a vender unas pocas copias de alguna talla, no es rentable dedicar el tiempo y esfuerzo que se necesita para producirlas.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.