Seis consejos inteligentes para evitar que tu sujetador te roce en el costado | Miss Mary of Sweden
Pasar al contenido principal

Seis consejos inteligentes para evitar que tu sujetador te roce en el costado

 

¿Tienes un sujetador que siempre se clava en tu costado?! ¡No sólo es incómodo y molesto, puede ser doloroso también! Aquí van seis consejos inteligentes para que tu sujetador deje de rozarte en el costado.

Un sujetador que te roza en el costado puede deberse a muchos factores, pero no hay problemas que no tengan una solución. Aquí te damos seis consejos inteligentes para que tu sujetador te quede cómodo en el costado.

Consejo 1: El tamaño de la banda no debe estar demasiado apretado
La causa más común por la que un sujetador te roza en el costado se debe a que la banda alrededor del cuerpo está demasiado apretada. Si tienes problemas para respirar profundamente o sientes presión contra las costillas, está demasiado apretado. La banda no debe irritar la piel después de un día de uso. Debes poder sacarla unos 5 centímetros de tu cuerpo, si no puedes está demasiado apretada.

Asegúrate que la banda no está tan apretada que te cuesta respirar profundo.

Consejo 2: No dejes que apriete el tejido mamario
Si el aro aprieta el tejido mamario significa que la copa es demasiado pequeña. El aro debe quedar detrás del pecho en el lado, no en el pecho mismo. Sube uno o más tallas de copa, pero mantén la misma circunferencia en la banda del sujetador.

 

Asegúrate de usar una copa lo suficientemente grande para que el aro no apriete el tejido mamario en el costado.

Consejo 3 – La espalda ancha reduce el rozamiento
Algunos sujetadores con bandas muy estrechas y delgadas no dan el mejor apoyo, pueden doblarse hacia dentro y cortar la piel. Prueba un sujetador con una espalda más ancha que ofrece una mejor sujeción y una sensación más estable. Encuentra nuestros modelos de espalda ancha aquí.

Consejo 4 – Ala lateral
Si tienes un cuerpo con curvas y más volumen, a veces la banda del sujetador puede clavarse en la piel de una manera incómoda. Muchas veces se forma un michelín que se cuelga sobre el lado del sujetador y esto puede ser muy incómodo y a veces incluso doloroso. Te recomendamos que pruebes un sujetador que tiene un ala lateral adicional a lo largo de la axila para facilitar la transición entre el sujetador y la piel. El ala lateral no solo aplanará posibles bultos, sino que también hará que el sujetador sea mucho más cómodo. Encuentra nuestros modelos con ala lateral aquí.

 

Lovely Lace Support tiene un ala lateral adicional en la axila para una transición suave del sujetador a la piel.

Consejo 5- Varilla
Algunos modelos de sujetador tienen una varilla metida en la costura lateral que a veces puede resultar incómodo, especialmente si tienes un cuerpo con curvas. No uses estos tipos de sujetadores y apuesta por un sujetador sin varillas y una espalda ancha.

Consejo 6: Cambia tu modelo de sujetador
Si llevas la talla correcta, pero sientes que el aro te aprieta en el costado debajo de la axila (o en el esternón), prueba un modelo con un aro más bajo o un modelo sin aro. Todas tenemos formas de cuerpo, alturas y proporciones diferentes, lo que significa que el mismo sujetador quedará diferente en distintos cuerpos. Si tienes pechos pequeños estrechamente colocados, el aro puede ejercer presión en tu costado por debajo de la axila. En este caso, tienes una copa demasiado grande para tu forma del pecho, ¡aunque la cinta métrica y la tabla de tallas te digan lo contrario! Si notas que se forma un hueco en el lateral de la copa, intenta bajar una letra de copa y también tamaño de banda. A continuación, coloca un extensor de sujetador en el cierre. Esto ensanchará tu espalda y hará que las copas del sujetador queden más cerca entre sí y probablemente más alineado con tu cuerpo.

Lea más aquí
Así mides tu talla de sujetador
Tallas hermanas- la relación entre la copa y la banda 
Así compruebas si llevas una talla de sujetador equivocada
Así tu aro de sujetador siempre estará cómodo
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.